Ud. está en: Artículos  >  Residuos  > Impacto de la contaminacin por residuos slidos urbanos (RSU) en la distribucin del agua de riego del Ro de Mendoza (Argentina)

Publicado: 28/2/2014

Impacto de la contaminacin por residuos slidos urbanos (RSU) en la distribucin del agua de riego del Ro de Mendoza (Argentina)

Resumen

A partir del ao 1950 se produjo en el mundo un gran crecimiento de la poblacin en coincidencia con una aceleracin de la tasa de urbanizacin. La provisin de agua limpia y segura, al igual que la disposicin final de las aguas servidas y de los escurrimientos superficiales comienza a ser cada vez ms compleja y requiere una adecuada planificacin, altas inversiones y una rpida capacidad de reaccin. El oasis del ro Mendoza constituye un caso interesante de estudio. Su cuenca, con escurrimiento de origen nival, tiene una superficie de 8.000 km2 pero el uso del recurso est concentrado en lo que localmente se denomina oasis, de slo 800 km2 y en esta pequea superficie se concentra ms del 80% de la poblacin, el 74% del PBG provincial, el 72% de los servicios y ms del 50% de la actividad vitcola (Fasciolo y otros, 2004). La eficiencia de uso, la calidad del agua en el ro Mendoza y el modelo de administracin descentralizado y participativo, con ms de 100 aos de co-gestin en la Provincia de Mendoza, debe afrontar un nuevo desafo cual es el incremento importante en el nmero de quejas de usuarios relativas a los inconvenientes causados por la presencia de material slido (plsticos, latas, cartones, etc.) que pueden englobarse en los trminos residuos slidos urbanos (RSU) o basura arrastrado a travs de la red de riego existente en el oasis. El objetivo general del trabajo fue analizar el impacto que generan la basura sobre la red de riego del oasis norte (ro Mendoza) y, ms especficamente, evaluar la incidencia de la basura transportada por el agua en
la efectiva distribucin de los caudal asignados a cada usuario.

Con el fin de visualizar la problemtica se procedi a relevar la red de riego existente en el rea del estudio, especialmente las tomas de los principales canales e hijuelas localizadas en la Primera, Segunda y Cuarta zonas de riego (Asociaciones de Inspecciones de Cauce) del ro Mendoza. Con posterioridad se eligieron al azar -en estas 3 zonas de riego- nueve (9) derivaciones de cauces en las que se realizaron relevamiento de las obras de arte existentes y campaas de aforos durante el ciclo agrcola 2005/2006 (agosto/mayo), midiendo los caudales con las compuertas sucias y luego de haberlas limpiado. Para determinar la confiabilidad de los resultados obtenidos se procedi al anlisis estadstico de los caudales, mediante la utilizacin de la prueba de T para muestras apareadas, ya que las mismas no son independientes para cada canal. La hiptesis planteada fue que el caudal aforado en un canal limpio deber ser mayor que el medido en el mismo canal sucio.

Los resultados obtenidos permiten afirmar que para un nivel de confianza del 5 % ( = 0,05) existen diferencias significativas slo en uno de los nueve canales analizados confirmando la hiptesis planteada. Si se considera, en cambio, un nivel de confianza del 10 %, el nmero de canales afectados (alteracin de los caudales entregados) asciende a 4/9 donde el caudal del canal limpio es mayor significativamente al caudal del canal sucio. Otra conclusin interesante resulta de observar que -en promedio- los RSU producen variaciones de caudal recibido y su valor se aproxima al 73 % del caudal esperado, es decir, un 27 % menos y la mxima diferencia medida entre caudal esperado y recibido fue del 68 %.

Palabra clave: riego, basura, canales, alteracin de caudales


INTRODUCCIN / ANTECEDENTES


La Provincia de Mendoza, situada en el centro oeste de la Repblica Argentina posee un territorio de 150.000 km2, en su mayor parte desrtico. En cuanto a su hidrologa, pueden mencionarse cinco grandes ros aprovechados que, de norte a sur son: Ro Mendoza, cuya desembocadura y delta se encuentran en el lmite con la provincia de San Juan (Lagunas del Rosario), Ro Tunuyn, Ro Atuel, Ro Diamante y -por ltimo- al sur del territorio, el Ro Malarge.

A partir del ao 1950 se produjo en el mundo un dramtico crecimiento de la poblacin en coincidencia con una aceleracin de la tasa de urbanizacin. La provisin de agua limpia y segura, al igual que la disposicin final de las aguas servidas y de los escurrimientos superficiales -producto de las tormentas urbanas sobre las nuevas mega ciudades- comienza a ser cada vez ms seria y compleja y requiere una adecuada planificacin, altas inversiones y una muy rpida capacidad de reaccin. Es as que desde fines del siglo XX el problema adquiere tal relevancia que, aparece en la agenda de todos los organismos internacionales dedicados al recurso hdrico (Biswas y otros, 2004).

El oasis del ro Mendoza constituye un caso interesante de estudio. Su cuenca, con escurrimiento de origen nival, tiene una superficie de 8.000 km2 pero el uso del recurso est concentrado en lo que localmente se denomina oasis, de slo 800 km2 y en esta pequea superficie se concentra ms del 80% de la poblacin, el 74% del PBG provincial, el 72% de los servicios y ms del 50% de la actividad vitcola (Fasciolo y otros, 2004).

Este proyecto se inscribe en la continuidad de una lnea de investigacin que se viene desarrollando en Mendoza a partir de estudios financiados por la Secretara de Ciencia y Tcnica de la U.N. de Cuyo, el Instituto Nacional del Agua y la Facultad de Ciencias Agrarias respecto a la eficiencia de uso y la calidad del agua en los ros Mendoza y Tunuyn. El modelo de administracin descentralizado y participativo, con ms de 100 aos de co-gestin en la Provincia de Mendoza, fue lgicamente alterado en el tiempo por las distintas circunstancias socio-polticas que caracterizaron su desarrollo agrcola. As, en los ltimos aos se ha observado un incremento importante en el nmero de quejas de usuarios relativas a los inconvenientes causados por la presencia de material slido (plsticos, latas, cartones, etc. que pueden englobarse en el trmino basura) arrastrado a travs de la red de riego existente en el oasis.

En Mendoza la recoleccin de los residuos slidos urbanos est actualmente a cargo de los diferentes municipios quienes prestan el servicio de manera directa o en forma tercerizada (Ley 5970 / 92, artculo 1: Los Municipios de Mendoza erradicaran todos los basurales a cielo abierto y los microbasurales en terrenos baldos que se encuentren dentro de sus lmites. Asimismo, impedirn el vuelco de residuos en cauces de riego o el mal enterramiento de los mismos).

Segn datos del INDEC, la cantidad de residuos slidos urbanos generados diariamente por cada habitante en el transcurso de un ao en Argentina es de 0,91 kg. Mendoza est por arriba de la media nacional con 1,18 kg/habitante/da. Por otro lado, a nivel nacional se ha calculado que del total de RSU el: 58 % corresponde a restos de alimentos (residuos orgnicos), 9 % a papel y cartn, 10 % a plsticos, 6 % a vidrios, 2 % a metales y 15 % sin identificar (Plan Nacional de Valorizacin de Residuos (PNVR). Ao 2000. Secretara de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Jefatura de Gabinete de Ministros).

Por otra parte Segn los datos facilitados por la Asociacin de Inspecciones de cauce de la 1 Zona de Riego del ro Mendoza, un 89% corresponde a envases plsticos descartables, dentro de los cules los de gaseosas ocupan un 67%. Extrapolando estos datos puede decirse que solamente en la red secundaria urbana del ro Mendoza (aproximadamente 340 km de canales a cielo abierto) se produce una acumulacin de 77.180 m3 de basura al ao (12.000 camionadas). Si se piensa en un costo promedio de extraccin de 24,14 $/m3, el costo total estimativo anual sera de $ 1.863.125 (Salomn, 2005).
Si se analiza el problema desde el punto de vista de los responsables de la Gestin del agua de riego (Asociaciones de Inspecciones de Cauce) es sabido que la presencia de RSU afecta el presupuesto anual de dichas Asociaciones, encargadas del mantenimiento y limpieza de la red.

Segn Feijoo et al (2007) los costos de mantenimiento se han visto incrementados a causa de que las Asociaciones se ven obligadas a reforzar el control y limpieza de los cauces. Esto supone un costo directo que representa el 30 o 35% de su presupuesto anual y tambin se ven afectados los costos indirectos. En promedio el gasto extra del canon que pagan los regantes del oasis norte supera el milln y medio de pesos y est destinado a la construccin de rejas y trampas para basura, reconstruccin de mampostera y obras de arte y compra de maquinaria para la extraccin del material depositado en las mrgenes de los cauces. Paralelamente al costo material existe un costo operativo no menos importante: horas extra del personal de tomeros e inequitativa distribucin del agua, sumada a la prdida de calidad del recurso por arrastre de desages domsticos (lavandinas, detergentes, soda custica, etc.) y comerciales (lubricentros, estaciones de servicio, etc. con su aporte de hidrocarburos y compuestos qumicos potencialmente peligrosos para los cultivos).

Por ltimo, la acumulacin de basura en los cauces de riego afecta la condicin de colectores aluvionales de los principales canales de la red. Segn Maza (2005) cuando se pasa de un habitante a ciento veinticinco por cuadra el caudal aluvional aumenta 10 veces y corre 10 veces ms rpido, se reduce la evaporacin y el agua que escurre aumenta un 88 %. Como perjuicio adicional el agua llega 10 veces ms contaminada a las zonas de riego. La dualidad obligada de la red de riego (riego y evacuacin aluvional) perjudica a los regantes quienes deben afrontar el gasto de las tareas de reconstruccin y mantenimiento de la red daada por los aluviones cuando en realidad los verdaderos beneficiarios estn asentados en la ciudad (sociedad toda).


HIPTESIS


La presencia de residuos slidos urbanos en la red de riego perjudica la distribucin del agua para riego y disminuye el caudal derivado a las propiedades.


OBJETIVOS

El objetivo general del trabajo fue analizar el impacto que generan los RSU (basura) sobre la red de riego del oasis norte (ro Mendoza) y, ms especficamente, evaluar la incidencia de la basura transportada por el agua en la efectiva distribucin de los caudales asignados a cada usuario.


MATERIALES Y MTODOS

Con el fin de visualizar la problemtica se procedi a relevar la red de riego existente en el rea del estudio, especialmente las tomas de los principales canales e hijuelas (ubicacin, problemtica, estado general, etc.). Para ello se recorri la Primera, Segunda y Cuarta zonas de riego del ro Mendoza, en compaa de personal de las respectivas Gerencias, aporte que no hace ms que avalar la importancia que las Asociaciones de Inspecciones de Cauce asignan al problema.

Con posterioridad se eligieron al azar -en estas 3 zonas de riego- las derivaciones de los cauces (canales de riego) en las que se realizaran las mediciones. La campaa de aforos se realiz durante el ciclo agrcola 2005/2006 (agosto/mayo) y se eligieron los siguientes nueve (9) sitios de registro:

a) Primera Zona de Riego: sobre el Canal Cacique Guaymalln

- Rama Jarillal, Hijuela Gonzlez (en su toma)
- Rama Tajamar, Hijuela Zapallar, el Ramo Pascual Segura (en su toma).

b) Segunda Zona de Riego: sobre el Canal Cacique Guaymalln

- Hijuela Villanueva (en su toma)
- Hijuela 2da. Guiaz (en su toma)
- Rama Gil (en su toma)
- Hijuela Carbometal (25 m al sur de calle Besares)

c) Cuarta Zona de Riego:

- Canal Tulumaya (en su toma)
- Canal Tulumaya, la Hijuela Paramillo - Barn (en su toma)
- Canal Jocol, la Hijuela Retiro (en su toma).

Toda la informacin obtenida se ingres a una base de datos que permiti disponer de los caudales (aforos) oportunamente medidos a lo largo de la campaa y calcular las respectivas diferencias y/o variaciones.

Residuos
Foto 1: Tramo final del canal Cacique Guaymalln y su particin en canales Jocol y Tulumaya

La etapa siguiente consisti en el relevamiento de cada uno de los sitios seleccionados analizando las obras de arte existentes (compuertas de ataje, de derivacin (toma), partidores, estructuras de aforos, rejas o trampas para basura, etc.), registrando las dimensiones bsicas de las mismas (ancho y profundidad ) y analizando sus curvas de gasto (cuando las haba) (Tabla 1). Cada uno de los sitios de registro fue espacialmente referenciado por medio de GPS, obtenindose las respectivas coordenadas (Tabla 2).

Residuos


Residuos Slidos Urbanos

Descripcin de los sitios de aforo.

Hiuela Gonzlez: Su toma se encuentra unos 50 m al Norte de la rotonda de Regalado Olgun, sobre el costado Este de la continuacin de Boulogne Sur Mer, en el Departamento de Las Heras. La Rama Jarillal se encuentra revestida desde unos 10 m antes de llegar a la toma de la hijuela, la que tambin est revestida en sus primeros 30 m. La derivacin se hace por medio de un partidor fijo y no existe escala de aforo en la rama, ni en la hijuela.

Ramo Pascual Segura: Su toma se encuentra en la interseccin de las calles Olascoaga y Pascual Segura (costado Este) del Departamento Las Heras. Ambos cursos se encuentran revestidos en la zona de ataje y derivacin del agua. La derivacin se hace mediante compuerta y no existe escala de aforo.

Rama Gil: Nace sobre la margen derecha del canal Cacique Guaymalln a unos 100 m al Sur de la calle Pueyrredn, existiendo un dique, es decir compuertas de ataje sobre el Cacique Guaymalln y de toma sobre la rama, ambos cursos estn revestidos. Unos 70 m aguas abajo de la compuerta de toma se encuentra instalado una reja para la contencin de la basura y luego se encuentra la seccin de aforo con escala y curva de gasto.

Hijuela en Carbometal. Nace sobre la margen derecha del Canal Cacique Guaymalln a unos 100m al sur de la calle Besares, inmediatamente se separa unos 50m del Canal para correr paralelo a l hasta entrar a la ex Fabrica Carbometal . Sobre el canal Cacique Guaymalln existen compuertas de ataje. La hijuela nace con un ngulo de 30, presentando en su toma una tapa de madera que hace de compuerta fija y no llega hasta el fondo de canal.

Hijuela 2da. Guiaz: nace de la margen derecha (Este) del cacique Guaymalln y su toma se ubica a 100 m al Oeste del carril San Martn, sobre el costado norte de la calle Almirante Brown. Ambos cursos estn revestidos. La derivacin se efecta mediante compuerta. Tiene la particularidad de poseer un derivador (by pass) que devuelve el agua al cacique Guaymalln antes de traspasar la compuerta de toma, que se usa para eliminar el primer golpe de agua que puede venir con basura. Unos 20 m aguas abajo de la compuerta de toma se encuentra la seccin de aforo con escala y curva de gasto.

Hijuela Villanueva: Su toma se encuentra 200 m al Norte de calle Castelli sobre el costado Oeste del canal cacique Guaymalln (Distrito Mayor Drumond del Departamento Lujn de Cuyo) y ambos cursos se encuentran revestidos en la zona de derivacin y toma. La derivacin es por medio de una compuerta y -luego de unos 30 m de recorrido- la hijuela contina en forma subterrnea hasta la calle Castelli y luego cruza el canal Cacique Guaymalln mediante un puente canal para doblar nuevamente hacia el Norte, encontrndose unos 20 m ms adelante una seccin de aforo con escala y curva de gasto. Es de destacar que tiene colocada una reja para evitar el pasaje de basura en el lugar donde la hijuela pasa a ser subterrnea (desde este punto hasta la seccin de aforo slo estn a cielo abierto los ltimos 20 m anteriores a la seccin de aforo).

Canal Auxiliar Tulumaya: en el Distrito La Pega, del Departamento Lavalle y a unos 600 m al oeste de la Ruta Provincial 24 finaliza el canal Cacique Guaymalln. En ese punto nacen dos canales revestidos, el Jocol y el Auxiliar Tulumaya, existiendo seccin de aforo con escala (sin curva de gasto) slo en el Cacique Guaymalln y Jocol. El canal Jocol sigue sobre el Oeste mientras que el Auxiliar Tulumaya tuerce un poco al Sur para luego tomar direccin Este La particin del agua se realiza mediante un partidor mvil y al llegar a la Ruta 24 se encuentra una seccin de aforo con escala pero no se tiene curva de gasto.

Hijuela Paramillo - Barn: nace sobre la margen derecha (Este) del canal Auxiliar Tulumaya, en el denominado triple comparto. En dicho sector nacen adems de la Hijuela Paramillo-Barn (margen derecha) la Hijuela Mosso (margen izquierda). Todas las hijuelas as como el Auxiliar Tulumaya estn, en dicho punto, revestidos. La derivacin del agua se hace mediante un partidor fijo y existe una seccin de aforo y escala (sin curva de gasto) solamente sobre el Auxiliar Tulumaya.

Hijuela El Retiro: nace en la margen izquierda del Canal Jocol, en el lugar denominado cudruple comparto ubicado sobre el costado Este de la Ruta Nacional 40, a la altura de la calle Villanueva, en el Distrito Tres de Mayo del Departamento Lavalle. En dicho punto todos los cursos estn revestidos, presentando el canal Jocol (metros antes de las compuertas de ataje y derivacin) una reja precaria constituida por rieles de ferrocarril introducidos en el canal y apoyados en el otro extremo sobre un puente. Slo existe seccin de aforo con escala sobre el Jocol unos metros antes de la reja pero no posee curva de gasto. Las derivaciones se efectan mediante partidores fijos.

Residuos Slidos Urbanos
Foto 2: Cudruple comparto (Canal Jocol, Tres de Mayo, Lavalle)
Estructuras de toma de sus 4 hijuelas de riego

Desde el mes de agosto del 2005 hasta diciembre de 2006 y con una periodicidad mensual se han realizado los aforos correspondientes en los puntos seleccionados y arriba descriptos. Se utilizaron minimolinetes de alta precisin (marca A. OTT Kempten tipo C2 10.150) para medir los caudales pasantes. La metodologa de aforo consisti en que, una vez arribados al punto de muestreo, se realizaron dos aforos. Uno, en el estado en que se encontraran el canal o la hijuela al momento de la llegada del operador y el segundo, luego de eliminar la basura que pudiera dificultar la libre circulacin del agua en el cauce. De esta manera pudo calcularse el porcentaje de disminucin/aumento del volumen entrado/pasante en ese punto. En forma complementaria se cuantific la basura oportunamente extrada por el tomero, que se encontraba a los costados del canal.

Residuos Slidos Urbanos
Foto 3: Hijuela Guevara: material acumulado en la hoja partidora (rotonda de Regalado Olgun y Boulogne Sur Mer , costado Norte)

Residuos Slidos Urbanos
Foto 4: Ramo Pascual Segura (calles Olascoaga y Pascual Segura, Las Heras): material extrado

Residuos Slidos Urbanos
Foto 5: Canal Gil (reja para basura)

Residuos Slidos Urbanos
Foto 6: Hijuela 2da. Guiaz: material extrado

Anlisis estadstico

Para determinar la confiabilidad de los resultados obtenidos se procedi al anlisis estadstico de los mismos, mediante la utilizacin de la prueba de T para muestras apareadas, ya que las mismas no son independientes para cada canal. La hiptesis planteada fue que el caudal aforado en un canal limpio deber ser mayor que el medido en el mismo canal sucio.

Hiptesis:

Residuos Slidos Urbanos


El estadgrafo de prueba se compar con valores crticos correspondientes a niveles de significancia de 5 y 10 %.


RESULTADOS


La Tabla 3 presenta los aforos (caudales) realizados en los canales estudiados antes (sucio = S) y despus (limpio = L) de efectuar la limpieza de las compuertas (tarea de mantenimiento), el nmero de aforos realizados (n), el caudal medio (M), la desviacin estndar (DS) y la mediana (Ma).

Residuos Slidos Urbanos

La figura 2 grafica la frecuencia de caudales registrados durante la campaa de aforos para el caso de compuerta sucia (S): sobre un total de 112 aforos, 80 estn comprendidos en un rango menor a 1 m3.s-1.

Residuos Slidos Urbanos
Figura 2: frecuencia de caudales (aforos) correspondientes a compuerta sucia (S)

La figura 3 presenta el correspondiente diagrama de caja y la figura 4 los caudales aforados antes y despus de limpiar la compuerta (S y L) en la Hijuela Gonzlez durante el ciclo 2005/06, con el objeto de compararlos entre s y de analizar las variaciones existentes a lo largo de dicho ciclo.

Como puede verse en el mes de agosto la diferencia entre los caudales es muy grande (0,90 a 0,42 m3.s-1) mientras que en noviembre y diciembre no se aprecian diferencias. Tambin se observa que en el mes de marzo el caudal recibido supera al esperado, lo que se explica por el hecho de que en este nico caso- el canal pasante estaba atascado.

El caudal promedio obtenido considerando las obstrucciones generadas por los residuos slidos urbanos (RSU) o basura fue de 1,23 m3.s-1 mientras que el caudal promedio medido despus de haber realizado la limpieza de la compuerta fue de 1,28 m3.s-1 . La relacin entre ambos promedios es de 1,23/1,28 = 0,96, muy prxima al error de medicin del minimolinete utilizado para el aforo.

A su vez, si se comparan las medianas (Ma) de los caudales stas resultan iguales (0,56 m3.s-1). Para un nivel de confianza del 5 %, el anlisis indica que slo en la Rama Gil (RG) el caudal del canal limpio es significativamente mayor que el aforado antes de su limpieza (canal sucio = S). En los dems canales las diferencias entre caudales medios con y sin presencia de RSU no resultaron significativas. Para un nivel de confianza del 10 %, en cambio, el caudal del canal limpio es significativamente mayor que el caudal del canal sucio en cuatro (4) sitios de muestreo: Ramo Pascual Segura (RPS), Rama Gil (RG), Hijuela en Carbometal (HC) e Hijuela El Retiro (HER).

Residuos Slidos Urbanos
Figura 3: Diagrama de caja de caudal sucio (amarillo) y caudal limpio (verde) en los sitios de muestreo

Residuos Slidos Urbanos
Figura 4: caudales medidos en la Hijuela Gonzlez (perodo 2005/2006) con compuerta limpia (esperado) y sucia (recibido).

Con los caudales medidos en la campaa de aforos es factible definir un indicador de equidad de0 distribucin (IQ) de utilidad para verificar la marcha de la distribucin en un determinado cauce a lo largo del tiempo y posibilitar la toma de decisiones o la correccin de posibles desfasajes. El IQ se define como el cociente entre caudal recibido/caudal esperado y la Tabla 4 presenta los indicadores oportunamente obtenidos para cada canal y cada mes del ciclo analizado. En la tabla figura, adems, el nmero de casos analizados (n) y los valores mximos y mnimos registrados.

Residuos Slidos Urbanos

Se observa que sobre 112 pares de datos correspondientes a los aforos analizados 24 presentan un valor de IQ diferente a 100, lo que indica que esos cauces reciben una cantidad de agua distinta de la esperada, a causa de la presencia de RSU en la bocatoma del canal. Slo en un (1) caso el agua recibida en el cauce derivado fue mayor que la esperada (esto resulta lgico ya que hay ms posibilidades de que se atasque una compuerta de menor tamao (derivacin) que un canal pasante).
La figura 5 grafica (en porcentaje) los valores extremos de caudal factibles de ser recibidos en un canal del rea de estudio afectado por la presencia de RSU. As pues, a modo de ejemplo, la Hijuela Gonzlez (HG) podra recibir un caudal comprendido entre valores de IQ de 0,47 (compuerta sucia u obturada) y 100 (compuerta limpia).

En el 21 % de los casos (24/112) se comprob obturacin de compuertas por presencia de RSU, con un valor mnimo medio de IQ = 73%, lo que debe interpretarse como una disminucin mxima media de caudal del 27 % (indicado en la figura 5 en lnea de puntos). El valor extremo correspondi a un IQ = 32 %, lo que implica recibir un 68 % menos del caudal esperado (Canal Auxiliar Tulumaya).

Residuos Slidos Urbanos
Figura 5: porcentaje de caudales factibles de ser recibidos en bocatoma de cada canal y valor mnimo medio (73 %)

Del mismo modo y tambin con el objeto de cuantificar la afectacin que producen los RSU en los canales derivados la figura 6 muestra la relacin caudal en compuerta limpia versus caudal en compuerta sucia, sobre los 24 casos en los que hubo diferencias de caudal. La recta de regresin entre ambos casos indica que la reduccin de caudal podra alcanzar casi a un 31% (1- 0,69), levemente superior al 27% obtenido como media de los valores mnimos de IQ de la tabla 4.

Residuos Slidos Urbanos
Figura 6: Relacin caudal en compuerta limpia versus caudal en compuerta sucia

CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos permiten afirmar que para un nivel de confianza del 5 % ( = 0,05) existen diferencias significativas slo en uno de los nueve canales analizados confirmando la hiptesis de que los RSU afectan a los caudales derivados hacia los regantes. Si se considera, en cambio, un nivel de confianza del 10 %, el nmero de canales afectados (alteracin de los caudales entregados) asciende a 4/9 donde el caudal del canal limpio es mayor significativamente al caudal del canal sucio.

Otra conclusin interesante resulta de observar que -en promedio- los RSU afectan la distribucin del caudal en el 21 % de las compuertas estudiadas y en ellas las variaciones de caudal mnimo medio recibido se aproximan al 73 % del caudal esperado, es decir, un 27 % menos. Adems, la mxima diferencia medida entre caudal esperado y recibido fue del 68 %.

Como puede verse el impacto de los residuos slidos urbanos sobre la red de riego del oasis norte de la Provincia de Mendoza se ha constituido en una problemtica cuya importancia nadie podra discutir, de cara a la relevancia que el elemento agua adquiere para nuestra realidad de zona semirida. Los conflictos derivados de la deposicin, el incremento del consumo con su consecuente aumento de materiales de embalaje (package) plsticos (PET y otros), el crecimiento urbano no planificado del oasis y los numerosos actores intervinientes hacen muy difcil gestionar las soluciones a esta problemtica. No obstante ello, las autoridades provinciales, los organismos de usuarios y las principales ONGs estn trabajando sobre objetivos concretos, para la consecucin de los cuales resulta de gran utilidad disponer de informacin relevante en forma continua.


Bibliografa

Arce, Marcelo. (2006). Los mendocinos tiran toneladas de basura a los cauces de riego. Diario UNO, Mendoza, 18 de julio de 2006.

Biswas A.K., C. Tortajada, J. Lundqvist y O. Varis. 2004. The water challenges of megacities. Stockholm Water Front 2: 12.

CEAMSE (2001). Informe sobre el ingreso de residuos a Ceamse. Estudio de caracterizacin de residuos, Buenos Aires, Argentina.

Chiani, Diana. (2007). Los canales: contaminados, peligrosos y vulnerables. Diario Los Andes, Seccin Sociedad, 11 de noviembre de 2007.

DEIE. Direccin de Estadsticas e Investigaciones Econmicas. www.deie.mendoza.gov.ar

Diario Los Andes (2006). Por la lluvia sacaron 60 toneladas de residuos de calles y acequias, Ed. del 21 de Septiembre de 2006. En: http://earchivo.mendoza.gov.ar/idnota= 6085.

Direccin de Saneamiento y Control Ambiental Mendoza: Residuos urbanos, En: http://www.saneamiento.mendoza.gov.ar

Fasciolo G., Zuluaga J., y otros. (2004) Informe Ambiental del Marco Estratgico de la UNCuyo. Mendoza, Argentina.

Feijo, Mara Luisa, J. Morbito y S. E. Salatino. (2007). Gestin de los residuos slidos urbanos y su impacto sobre los cauces de riego del ro Mendoza, Argentina. Diagnostico y propuestas de manejo para la toma de decisiones. Informe correspondiente a la pasanta realizada por Mara Luisa Feijo en el CRA INA, Mendoza, Julio- Diciembre de 2007.

INDEC: Instituto Nacional de Estadstica y censos. www.indec.mecon.ar

Martn Agero (2005). Valoracin y propuestas de gestin de residuos slidos en cauces de riego del rea del ro Mendoza. Tesina de licenciatura. Universidad de Congreso.

Maza, Jorge. (2005). Propuesta de manual municipal de drenaje urbano. IT n 66-CRA. Mendoza Argentina.

Morbito, J. (2003). Desempeo del riego por superficie en el rea de riego del ro Mendoza. Eficiencia actual y potencial. Parmetros de riego y recomendaciones para un mejor aprovechamiento agrcola en un marco sustentable. Tesis de master. Facultad de ciencias agrarias.
Maestra en riego y drenaje. UNCuyo.

Oikos - Red Ambiental (2007). El problema de los Residuos Slidos sobre la red de riego, Documentos, 13 de Junio de 2007. En: http://www.oikosredambiental.org.ar.

Salomn, M.; Thom, R.; Lpez, J.; Albrieu, H.; Ruiz, S. (2005). Problemtica de las reas bajo riego y organizaciones de usuarios marginales a la aglomeracin del gran Mendoza. CONAGUA 2005. Mendoza, Argentina.

Secretara de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nacin (2000). Jefatura de Gabinete de Ministros. (Plan Nacional de Valorizacin de Residuos (PNVR). Argentina. http://www.ambiente.gov.ar/default.asp?IdArticulo=3910



Por: Jos A. Morbito, Carlos M. Mirbile,
Santa E. Salatino, Leandro Mastrantonio,
Roberto R. Barone y Eduardo A. Comellas.
Fuente: www.ina.gov.ar




VER ARCHIVO DE ARTCULO